Sobre mi silencio repentino…

Buenos días!!

¿Cómo estás en esta mañana de sábado?

Yo acabo de contestar a una seguidora muy linda que me comentaba desde Uruguay que echaba de menos mis vídeos 😉  Me alegró el día!

La verdad es que te debo una disculpa por haber interrumpido de repente mis posts hace eso de un mes. Como quizás sepas, estoy embarazadísima de 39 semanas y he sentido que lo que tocaba era concentrarme en la niña que llevo dentro.

No te creas: me ha costado un poco soltar el trabajo; sobre todo, el soltar la culpabilidad de no estar rindiendo profesionalmente y de alguna forma de no ser “responsable” en el sentido que una autónoma que deja de trabajar, pues se queda como se queda! pero he decidido permitírmelo y si te puede ayudar mi experiencia, pues genial:

A veces estamos como entre dos aguas: entre los “debería” y lo que el cuerpo nos pide. Es importante escuchar ambas partes en lugar de tapar directamente una de las dos opciones. Yo pensé: Anne, deberías seguir trabajando porque te encuentras bien y nada te lo impide realmente. Además, no es razonable quedarte sin hacer nada desde ahora. Pero por otro lado, una vocecita me decía que esto era un momento privilegiado en mi vida y que había que experimentarlo todo lo intensamente que pudiera. Después de estar un tiempo sin rendir, pero sin relajarme tampoco, tomé la decisión de dejar ir y de atenerme a las consecuencias. Es por ello que llevas varias semanas sin saber de mí: estoy atenta a las patadas, paseando por la playa y trasmitiendo a la nena toda la paz que puedo antes de que llegue al mundo 😉

Creo que hay un momento para cada cosa y que cuando forzamos y nos dejamos llevar por los “debería”, lo que ofrecemos no es nuestra mejor cosecha: seguimos los deseos de la cabeza cuando el cuerpo o nuestra intuición sabe que lo mejor para nosotras en ese momento está en otro lugar…

Dedícate pues un ratito hoy y pregúntate qué hay más allá de lo obvio en tu vida: ¿qué podrías hacer para ti misma y que te haría disfrutar además de reconectar con tu esencia, descansar de las expectativas propias y ajenas? para luego volver a tu vida activa con las pilas cargadas y con muchos “quiero” en lugar de los aburridos “debería”.

¿Me lo cuentas?

Un beso muy grande y confío me hagas el inmenso favor de esperar a que podamos reanudar nuestros encuentros virtuales.

Anne Baurain

Coach profesional de PNL
Formadora y Conferenciante

Debería

Acerca de Anne Baurain

Coach PNL, formadora y conferenciante.
Esta entrada fue publicada en Reflexión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sobre mi silencio repentino…

  1. Maria dijo:

    La eterna lucha del “debería.. pero” ….
    Anne, desde el fondo de mi corazón te digo que ese bebé que llevas dentro se merece toda tu atención y cariño, es un milagro que de una célula pequeña se formen sus huecitos, sus manitas,,… en fin, que los que te queremos, apreciamos, y respetamos sabremos esperar a tu vuelta, (al menos yo), cuidate, relajate y difruta de tu maternidad, besitos Mariah

    • Anne Baurain dijo:

      Muchísimas gracias por tus líneas, María. La verdad es que me siento muy agradecida por las muestras de cariño. He recibido varios emails en la misma onda y es un gustazo sentir que lo que hago no cae en saco roto y que se echa de menos. Como normalmente trabajo desde casa, no tardaré mucho en dar señales de vida ya que podré conciliar más fácilmente con el cuidado de la nena. Quizás sea algo irregular al principio, pero poco a poco volveré al ruedo 😉 Un beso y gracias por esperar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s