¿Hasta qué punto aceptar tu sobrepeso es señal de respeto hacia ti misma?

Buenos días,

Perdona el retraso de este nuevo post.

Hoy te propongo una pequeña reflexión sobre el sobrepeso y su “apología” con tal de que nos aceptemos y nos sintamos guapas a toda costa.

Me encantaría leer tus comentarios al respecto.

Si te gusta lo que hago y quieres estar entre mis contactos, envía un email en blanco a blogannebaurain@getresponse.com

Un abrazo!!

Anne Baurain

Coach de PNL
Formadora y Conferenciante
http://www.annebaurain.com
annebaurain@mac.com

Acerca de Anne Baurain

Coach PNL, formadora y conferenciante.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a ¿Hasta qué punto aceptar tu sobrepeso es señal de respeto hacia ti misma?

  1. Eva dijo:

    Hola Anne, mas razón que un santo….yo he ganado 20 kilos en total entre el embarazo y lo que me vino después y si es cierto que si ya tenia problemas de espalda ahora mas, de rodilla ….ahora mas y lo que ya me hunde…yo no me veo para nada guapa…afortunadamente mis analíticas están bien….nada de azúcar, colesterol correcto aunque no sera el mismo caso para todo el mundo. Estoy en 76 kg….y eso me provoca rabia, frustración, malestar tanto físico como mental…He tenido trastornos de conducta alimentaria desde los 15….y ahora se me junta esto….he tratado sin éxito hacer dieta para adelgazar…y no quiero volver a la rutina del TCA….aunque lucho con ese pensamiento todos los días….y aunque tampoco es que coma de más…no consigo perder nada…me falta el ejercicio…dicen y seguro que debería funcionar pero primero supongo que falta el entusiasmo, la motivación el ponerse el dolor de espalda constante como que me echa un poco para atrás y siempre hay excusas, bueno, me puse a caminar pero era salir un día y quedarme coja tres así que mi plan de ejercicios esta un poco aparcado. Supongo que tiene que existir ese “click” mental que nos de ese pequeño empujón que nos falta.El otro día leyendo un articulo de una revista (Santé Magazine noviembre 2014) proponían un test para saber “que emociones nos impulsan a comer compulsivamente ( y por lo tanto uno de los motivos a tener sobrepeso)…. yo lo hice y me vi en todas las categorías….ansiedad, depresión, frustración, enfado….y luego en otro articulo te plantean la pregunta de “por qué no nos vemos engordar” (revista Marie France sept- oct 2014)…y en lo que respecta a mi todo cuadra. Estoy mal con mi trabajo, la vida en pareja actualmente no es la ideal, falta de ejercicio, el tiempo que hay que dedicar al niño ( ahora también lo estoy pasando mal porque falleció mi gata)…todas esas cosas hacen que nos olvidemos de nosotros mismos y no nos cuidemos, porque hay otros asuntos “mas importantes” que atender. Yo tengo claro que para poder adelgazar tengo que estar bien en mi interior pero el caso es que si adelgazara algo, seria a lo mejor el detonante para poder estar bien dentro de mi y así tener la fuerza y la voluntad de seguir….pero no sé francamente que llegará antes. me falta el “click”, la motivación, pero sé que cuando la encuentre, todo volverá a la normalidad…
    Un beso fuerte

    • Anne Baurain dijo:

      Hola Eva, gracias mil por tu comentario y por compartir con nosotras tu experiencia. Creo que a menudo uno de los problemas es que pretendemos actuar desde el “debería” y eso crea una rebeldía interior muy grande porque una parte de nosotros no quiere estar a dieta, no quieres perder el consuelo de la comida, no quiere cambiar. Creo que si lo enfocáramos desde una perspectiva holística, sería más productivo. Que la comida sea uno de los aspectos, pero no ofuscarnos con el tema. Creo que se trata de ir cogiendo de uno en uno, pequeños hábitos saludables hasta que se hagan rutinarios. Lo importante siendo que cada uno sea una muestra de amor y respeto hacia nosotras mismas. Y… despreocuparnos del resultado: hacerlo porque es bueno para nosotras, aunque no se “vea”. En algún momento, todo ello terminará dando sus efectos. Pero si esperamos resultados, desde que tardan en llegar, nos enfadamos y dejamos todo. Por eso, creo que se trata de quererse a una misma, de todas las formas que se nos ocurre y disfrutar de saber que estamos haciendo algo bueno y ya está. He pensado hacer una lista de acciones de “autocuidado” y elegir de allí todos los días algo: masajearme las piernas, ponerlas en alto, pasarles agua fría (sí, tengo problemas de circulación, jeje), ir a caminar un rato, ponerme una mascarilla, sustituir un dulce por algo sano, ir a una clase de zumba, nadar un rato, etc.
      Mucho ánimo, Eva. El cuerpo es una ventana sobre cómo nos sentimos. Cuídate mucho emocionalmente para que te sea más fácil tener energía para ponerte a ello. Un beso

  2. Neus Virgili dijo:

    Anne sólo puedo decir WOOOW!!! Este es un post de los que remueven. Me ha parecido tremendamente coherente tu reflexión. Es algo en lo que también vengo trabajando hace un tiempo a nivel personal y creo que tus palabras pueden ser esa chispita que ponga en marcha muchas cosas; voy a compartirlo en mis redes sociales porque estoy segura de que puede ser de gran ayuda. Un besazo!!!

    • Anne Baurain dijo:

      Hola Neus! Gracias por tus palabras. Es que yo misma me percaté de eso hace un par de meses y que quedé pasmada. Ahora estoy atrapada en la fase de aceptación: sé lo que hay, no estoy peleada con mi cuerpo y a la vez, no consigo encontrar “un ardiente sí interior” como diría Stephen Covey, como para cuidarme de forma continuada. Tengo que investigar lo que necesito para ello. Gracias por compartir con tus redes. Si descubres formas de plantearlo que te van bien, dínoslo! Un abrazo!

  3. Selina dijo:

    Es lo que siempre he pensado al respecto. Decimos muchas veces que nos aceptamos y nos sentimos bien con nuestro cuerpo en sobrepeso u obeso, mas que por autoconfianza o buena autoestima, es por conformismo, vagancia o pereza. Eso es todo! Muy buen video para reflexionar! Gracias, bendiciones!

    • Anne Baurain dijo:

      Gracias, Selina. Lo que más me llama la atención es cuando esta vagancia o pereza no la tenemos a nivel mental o emocional. Trabajamos duro en otras facetas de nuestra vida, pero el rollo corporal nos cuesta. Supgo que hay algún componente cultural: no nos han enseñado a respetar el cuerpo.La verdad es que no sé.

  4. María Elena dijo:

    Hola Anne , me encanta tu forma de plantear los temas . Yo he cogido sobrepeso tratando de protegerme del medio en el que me muevo . Pienso que dentro de poco regresaré a mi país y esa “NECESIDAD DE PROTECCIÓN “, se acabará .
    Cuando fui a estudiar mi carrera universitaria a la capital de mi país , me sucedió lo mismo , hasta cuando me di cuenta , que no necesitaba envolver mi cuerpo en esos kilos de más .
    Con el perdón de dietas y deportistas , pienso que el sobrepeso viene de la parte emocional . Cuando me he sentido segura , he tenido el peso correcto sin necesidad de hacer dieta, ni deporte , sin que esto signifique que no sean importantes en la vida .
    Conozco personas obesas que casi no comen , van al gimnasio , hacen deporte , pero sus vidas son un caos emocional y a este factor no le prestan atención .

    • Anne Baurain dijo:

      Hola María Elena, gracias por compartir. Yo tb creo que la parte emocional tiene una influencia muy grande en nuestro peso. Comer simboliza tantas cosas. Y desde que nacimos con la experiencia del pecho. Habrá muchas cosas detrás de comer mucho, poco, mal, rápido, dulce, salado, de pie, sin mirar, etc. Un abrazo!

  5. reina dijo:

    Hola Anne me encanta como compartes tus temas aun siendo tu experiencia personal con lo del aumento de peso,para mi es algo natural pues despues del embarazo muchos regresan rapido a su peso y otros no,si el caso no fuera el embarazo si es cuestion de preocuparse, pues el cuerpo despues de parir se amolda poco a poco tomando en cuenta tambien q estas dando de lactar ,que tambien tu cuerpo necesita los nutrientes necesarios para alimentar a tu BB.Mientras q las 2 esten saludables yo pienso q no afectaria para nada tu autoestima,pero despues del ano bajar los kg de mas Saludos Besitos .

    • Anne Baurain dijo:

      Hola Reina, gracias por tus líneas 🙂 Sí, ahora que Adriana ha cumplido el año, me toca mirarme un poco más, jeje. Lo del apego a la comida, dígamos que es un reto que me ha acompañado desde casi tan lejos como recuerdo. De momento no lo tengo acentuado y a la vez, al tener peso de más, lo tengo un poco más en la cabeza, pero no va más allá. Estoy buscando nuevas formas de abarcar el tema. Algo más holístico. Les mantendré informadas!
      Un abrazo.

  6. Maria A. dijo:

    Interesante reflexión. Yo siempre tuve una autopercepción de mi peso que daba cierto complejo de inferioridad, y, sin llegar a la anorexia o la bulimia, nunca tuve una relación sana con la comida ni el deporte, precisamente porque enfocaba la pérdida de peso desde una perspectiva que no eran solo la de mi satisfacción personal, sino que culpaba a mi aspecto de todos los problemas que tenía. El año pasado empecé la universidad y cambie de ciudad y entorno, empece a tener una relación más sana con la comida, encontré un deporte que me llenaba y me hacía evolucionar en el campo de las emociones; y me di cuenta de que en el pasado estaba obsesionada y por eso no lograba ninguno de mis objetivos. El deporte ya no es para mí la forma de adelgazar, sino un medio en si que te ayuda a encontrar el equilibrio. Pese a no haber adelgazado mucho, el practicar deporte sin pensar en adelgazar me ha ayudado a estar más sana tanto a nivel psicológico como físico, es algo que haces para ti porque te gusta y disfrutas de ello, pese a que a veces te dé quebraderos de cabeza (practico un deporte de equipo) o estés tan cansada que en un principio no te apetezca (luego vas a entrenar y NUNCA te arrepientes).
    Además, al ver fotos viejas ahora me he dado cuenta de que no estaba para nada tan gorda como yo me veía, y que cuando todo me salía mal (relaciones, proyectos…) era porque yo misma me cargaba todo con mi negatividad. En el momento en que estás bien contigo misma, es cuando realmente puedes estar contenta con lo que ves en el espejo. Lo que nos tiene que importar en definitiva es, como tu dices, estar sanas.
    Un saludo y muchas gracias por tu blog (que acabo de descubrir).

    • Anne Baurain dijo:

      Gracias, María, por compartir con nosotras. Estoy de acuerdo contigo: tendemos a pensar que nuestro peso, o cuerpo, tiene mucho más importancia de la que tiene, llegando incluso a ser la causa de todos nuestros males. La obsesión es efectivamente lo que nos paraliza. Volver a disfrutar de las cosas por lo que son (el deporte, la comida, etc) y no por lo que supuestamente nos podrían aportar desde una perspectiva de mejora de la figura es probablemente la mejor forma de que tengamos constancia y terminemos llegando a un equilibrio. Un gran abrazo y bienvenida por aquí 🙂

  7. lizziemery dijo:

    Hola Anne recientemente me topé con tu blog y esta entrada me pareció muy enriquecedora. Soy nutriologa y me toca toparme con montones de casos como el que describes, creo que esta tendencia obsesiva al “fitness” está completamente mal dirigida ya que parece perseguir unica y exclusivamente la belleza fisica y no el verdadero transfondo que debería ser la Salud la cual conlleva un equilibrio tanto fisico como emocional, se tiende a cometer el gravisimo error de separar “cuerpo y alma” siendo que somos un todo.
    Creo que las personas que dicen que se aman y se aceptan tan cual son con un problema de obesidad, sobrepeso o incluso bajo peso están cayendo y hipocresia y una falsa estima, no se puede hablar de un amor propio si no te cuidas en todos los aspectos, si no detectas que no vas a alimentarte para que la sociedad te acepte sino que lo harás para que tengas un balance y bienestar con tu cuerpo. Gracias por compartir tu opinion en este tema tan delicado y con mucha tela de donde cortar

    • Anne Baurain dijo:

      Muchas gracias, Lizette, por tu comentario. La salud y el bienestar debería ser el objetivo natural a perseguir. También creo que cuando nos desviamos de él, es que tenemos cierto desequilibrio, lo más habitual emocional. Tampoco creo que se puede estar genuinamente bien cuando nuestro cuerpo no lo está. Quizás la mente racional piensa que sí, pero estoy segura de que para que en superficie parezca que va todo bien, es que hemos callado otras partes y esa incoherencia es dolorosa, de una forma u otra. Un gran abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s